¿Qué ejercicio se puede hacer durante el embarazo?

Cuando te quedas embarazada tu rutina de alimentación, cuidados y ejercicios se verá modificada: hay cierto tipo de alimentos que no podrás comer o beber e igualmente tendrás que controlar también la actividad física que realizas para evitar sufrir complicaciones durante el embarazo. ¿Quieres saber qué tipo de deporte podrás realizar y cuál debes evitar cuando estás embarazada?

Si antes de quedarte embarazada llevabas una rutina de ejercicio, acudías al gimnasio y te encontrabas activa, no debes interrumpir inmediatamente esta rutina; hacer deporte, con cierto control, es positivo tanto para la madre como para el bebé. Incluso puede servir para aliviar cierto malestar inherente al embarazo, además de ayudar a preparar el cuerpo para el parto, fortaleciendo músculos y aumentando la fuerza para que así, si tu parto es natural, te resulte más fácil.

Ejercicios recomendados durante el embarazo

Ir a caminar

Incluso si antes del embarazo no hacías prácticamente ejercicio, caminar siempre va a ser recomendable, incluso durante los últimos meses de embarazo, ya que el desgaste y el cansancio que supone no es excesivo. Ayuda a mejorar la circulación y a controlar, en la medida de lo posible, el aumento de peso.

Ejercicios en el agua

En el agua el cuerpo pesa menos y hay menos posibilidades de lesionarse alguna articulación o músculo que con otro tipo de actividad más brusca. Natación, aquagym o sesiones dirigidas especialmente a mujeres embarazadas son muy recomendables para mejorar la circulación, tonificar los músculos y no forzar en exceso el cuerpo.

Yoga y Pilates

Estas prácticas ayudan a mejorar la postura corporal, que se puede ver afectada en el embarazo debido al peso del bebé, sobre todo partes como la espalda. Aunque debemos evitar posturas en las que intervenga en exceso el abdomen, yoga y pilates te ayudarán a relajarte y a establecer un vínculo entre la madre y el niño.

Montar en bicicleta

Sin ir a una gran velocidad, dar paseos en bicicleta también es un tipo de ejercicio físico que podemos hacer  en el embarazo hasta el quinto o sexto mes de embarazo, cuando ya la tripa de la embarazada puede desequilibrar la bicicleta.

En cualquier caso, te recomendamos que siempre consultes con tu médico para evaluar si tu embarazo no corre ningún tipo de peligro y puedes hacer ejercicio con normalidad o si es mejor que guardes reposo. Si no tienes ningún tipo de problema y puedes hacerlo, recuerda no forzar tu cuerpo y practicar siempre un ejercicio suave para así no poder en riesgo ni tu salud ni la de tu bebé.

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*