Operación bikini: ¿Por dónde empezar?

Cada vez queda menos tiempo para el verano y todo lo que ello conlleva: calor, playa, piscina, vacaciones y, por supuesto, la temida operación bikini. Sin embargo aún hay tiempo para que te pongas en forma y adquieras algunos hábitos que te harán estar totalmente preparado de cara al verano.

No dejes que ocurra lo de cada año: llega junio y quieres poner en forma tu cuerpo para el verano e incluso perder algunos kilos, pero el tiempo se te echa encima y los objetivos son difíciles de cumplir. Esta vez tómate las cosas con calma y empieza ya a implementar en tu vida diaria algunos hábitos sencillos que harán que consigas tus objetivos de cara al verano. Al disponer de más tiempo no tendrás que realizar estrictas dietas o pasarte un tiempo interminable en el gimnasio, sino que podrás ir poco a poco, sin prisa pero sin pausa, y así cuando comience el verano ya tendrás un gran camino ganado.

 

Consejos para empezar la operación bikini

 

  • Fija un objetivo: Para encontrar la suficiente motivación lo más recomendable es fijar un objetivo claro, ya sea perder cierto número de kilos, fortalecer una zona del cuerpo o perder grasa localizada. Este objetivo no tiene porqué ser solo bajar de peso, quizá te encuentras en tu peso pero quieres ganar algo de músculo o disminuir la grasa del abdomen, ¡cada cuerpo y cada persona es un mundo!

 

  • Cambia tus hábitos alimenticios: Sigue el plan nutricional que más se adapte a los objetivos que quieres cumplir. Si tu objetivo es perder peso, reduce el consumo de comida basura, fritos e hidratos y come más frutas, verduras, hortalizas y proteínas; se trata de cambiar esos malos hábitos que hemos ido adquiriendo el resto del año. Elimina también el alcohol y las bebidas azucaradas. Además de perder esos kilos, si cuidas tu alimentación te sentirás mucho más saludable en tu día a día.

 

  • Comienza a hacer deporte: Para que la operación bikini dé resultados no tienes porqué empezar a entrenar a diario en el gimnasio; si no estás habituado a practicar deporte, comienza con sesiones cortas a intensidad media unos tres días por semana. Cuando pase un tiempo y tu forma física haya mejorado, aumenta el tiempo y la intensidad de los ejercicios. Es recomendable, eso sí, que combines ejercicios aeróbicos y anaeróbicos para perder peso y tonificar.

 

  • Constancia y optimismo: Este es, quizá, el paso más difícil para empezar la operación bikini y no abandonarla a la mitad, ya que está todo dentro de nuestra cabeza. Piensa que el esfuerzo que realices comiendo de manera saludable y esforzándote en el gimnasio valdrá la pena y que estás luchando por una meta que has de alcanzar. Hay ocasiones en las que, si no ves progresos inmediatos, es complicado no desmotivarse, pero piensa que, aunque todavía no se vean, los avances están ahí. ¡Tú puedes!

 

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*