¿No te gusta correr? Ejercicios con los que conseguir los mismos resultados

¿Te propones constantemente salir a correr pero, por una cosa o por otra, al final siempre te acabas quedando en casa? Quizá es que, simplemente no disfrutas corriendo, y es importante que, a la hora de hacer ejercicio, encuentres aquel con el que te sientas incómod@ y no te suponga un suplicio. Te ofrecemos algunos otros ejercicios que conseguirán el mismo efecto que la carrera.

Esta claro que correr no es un ejercicio para todo el mundo: salir a la calle, a veces con mucho frío, otras con calor… es algo que supone un esfuerzo extra. Del mismo modo, hacerlo en el gimnasio en la cinta también supone un esfuerzo físico grande, ya que se trata de un entrenamiento aeróbico en el que gastas mucha energía. Además, correr requiere un gran trabajo de piernas y de articulaciones que quizá por posibles lesiones o, simplemente, por precaución, prefieres evitar. En ese caso, no te preocupes, ¡existen muchos más ejercicios aparte de correr, así que no te tortures! Estos son tan solo algunos que puedes incorporar a tu entrenamiento y que, en conjunto, pueden conseguir unos resultados parecidos a los que conseguirías corriendo.

 

Ejercicios como alternativa al running

1. Toques de pie

Sitúate de pie con las piernas separadas, toca el interior de los pies con la mano contraria a la del pie. Para ello eleva las piernas y no bajes el tren tronco y mantén la espalda recta. Para que el ejercicio sea efectivo dale cierta velocidad e intercala un pie con otro.

2. Trote con rodilla arriba

Realizamos en el propio sitio un pequeño trote y luego levantamos con fuerza y hasta la altura del pecho una de las rodillas. Cada vez que la eleves aprieta fuerte el abdomen. Levanta una rodilla y luego te otra de manera intensa, intercalando este movimiento en todo momento con el trote.

3. Toque exterior de pie

Situado de pie, eleva una rodilla hacia el pecho y al mismo tiempo toca el exterior del pie con las dos manos. Luego recupera la posición inicial y repite el movimiento con el otro pie.

4. Adaptación burpee

Sitúate de pie y pasa a continuación a ponerte de cuclillas: extiende primero una pierna tocando el suelo con la punta del pie y luego la otra. Luego recupera la posición de inicio deshaciendo todos estos movimientos.

Realiza cada uno de estos ejercicios cuatro veces durante 30 segundos cada uno y descansa 1 minuto entre cada bloque para lograr mantener la forma física como alternativa al running. ¡No te tortures corriendo si no disfrutas con ello! Esta es, sin duda, una alternativa más sencilla y que con la que también lograrás un buen mantenimiento físico.

 

 

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*