Mitos fitness: prevenir el dolor muscular

El mundo de los gimnasios, el deporte y el fitness está plagado de mentiras, leyendas y mitos que no son más que verdades a medias o directamente creencias que no hacen bien a nuestro entrenamiento y al contrario pueden incluso constituir un peligro evidente de lesión. Los gimnasios de Fitness4All son ante todo salud por ello vamos a desmontar algunos de esos mitos, empezando por los dudosos remedios para prevenir el dolor muscular.

El dolor es el mayor de los miedos del ser humano y eso es pura biología, existen excepciones claro está, pero la gran mayoría de las personas no queremos ni plantearnos hacer cosas que duelan. Evitar el dolor muscular tras una sesión de duro entrenamiento es posible, si haces bien tu rutina de ejercicio. Sí, no hay otra manera de evitar o mejor dicho paliar el dolor muscular derivado del ejercicio físico extremo que estar habituado a ello y seguir bien los pasos: un buen calentamiento, estiramientos, tabla de ejercicios del entrenamiento, vuelta a la calma con ejercicios suaves, estiramientos.

Para paliar el dolor del entrenamiento y por supuesto llevar una vida sana, preocupate por estar bien hidratado antes, durante y después del entrenamiento. Con una correcta hidratación conseguirás que los vasos sanguíenos no se contraigan y tus músculos reciban el oxígeno y los nutrientes que demandarán durante y después del ejercicio. A parte, una correcta hidratación tiene muchísimas ventajas para tu cuerpo, no olvides que somos casi tres cuartas partes agua y hay que reponerla.

Por supuesto, los baños calientes previos al propio entrenamiento no van a servir de nada para prevenir el dolor y tampoco después para paliarlo. Quizá te relajen y hagan sentir mejor pero si realmente sufres dolor muscular a las 24, 48 y hasta 72 horas después del esfuerzo, lo mejor es que hagas duchas de contraste alternando agua fría con agua caliente. Esta demostrado científicamente que el aua fría ayuda a reducir la inflamación muscular y el contraste frío-calor van a conseguir activar la circulación sanguínea por lo que notarás alivio casi instantáneo, aunque sea de manera momentánea.

Ya hemos hablado del abuso del iburprofeno y otros antiinflamatorios, además de que no paran de publicarse informaciones sobre los efectos secundarios de este medicamento al que todos recurrimos al mínimo dolor. El ibuprofeno es perjudicial para nosotros porque puede enmascarar el dolor muscular y corremos el riesgo de tener una lesión muscular pues este medicamento ralentiza la recuperación muscular que es una de las partes fundamentales del entrenamiento fitness. Desde los gimnasios de Fitness4All, te recomendamos evitar tomar medicamentos sin consultar a un médico, aunque te parezcan inocuos no lo son.

Si lo que buscas es algún truco o consejo para evitar el dolor o paliarlo cuando ya existe, te recomendamos hacer un entrrenamiento paulatino, ir poco a poco y no darte palizas de gimnasio esporádicas. Lo mejor es que tu rendimiento vaya creciendo despacio, a un ritmo que tu cuerpo aguante. Además, algo que te puede ayudar muchísimo a evitar el dolor es volver a casa dando un paseo y así hacer una vuelta a la calma más larga que contribuya a destensar los músculos tras una dura sesión de entrenamiento.

 

Alcalá, Arturo Soria, Blog, Ecija, Pozuelo, Tres Forques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*