¿Qué le pasa al cuerpo cuando dejamos de hacer ejercicio?

Si tras una largo periodo de tiempo realizando con regularidad ejercicio, de repente, por los motivos que sea, dejas de hacerlo, tu cuerpo experimentará una serie de cambios y darás un paso atrás en lo que a cumplir tus objetivos se refiere. Descubre cuáles son las consecuencias de dejar de practicar deporte.

Llevabas varios meses o incluso años apuntado al gimnasio y yendo con cierta regularidad, pero por circunstancias de la vida has dejado de ir y has abandonado tu rutina de ejercicios. A veces esto es inevitable porque está más relacionado con factores externos como la falta de tiempo para seguir entrenando, pero si no queremos perder los progresos que hemos hecho hasta la fecha debemos evitar esta situación y sacar un rato para entrenar algunos días a la semana.

Los efectos de dejar de hacer ejercicio

Estos efectos dependerán de cuánto tiempo llevar sin practicar deporte. Si, por ejemplo, llevas un mes sin hacerlo porque el trabajo y la rutina no te ha dejado ni un momento libre para ti, notarás que, en general, te cansas antes siempre que tienes que realizar un esfuerzo físico: cargar las bolsas del supermercado, correr para coger el tren, subir escaleras… Algunos estudios demuestran que si, tras meses de entrenamiento, estamos un mes sin hacerlo, se pierde aproximadamente la mitad de lo ganado en cuanto a fuerza y a resistencia.

En el caso de que lleves varios meses sin entrenar, ya sea por lesión o porque has abandonado el hábito, los efectos son más notorios: probablemente hayas perdido músculo y ganado grasa, sobre todo si llevas una vida sedentaria, sentado frente a la pantalla y sin mucha actividad física en el día a día. También, como en el caso anterior, tu resistencia y tu fuerza habrán disminuido, lo que notarás en el desempeño de actividades diarias como subir escaleras o incluso andar a un ritmo rápido.

 

¿Cómo volver a la rutina?

En el caso de que lleves poco tiempo sin hacer ejercicio, tómate una semana para volver a acostumbrarte a la rutina yendo poco a poco y aumentando progresivamente peso y tiempos. En tan solo unos días serás capaz de volver a lo que hacías antes. Sin embargo, si la temporada que llevas sin hacer deporte es más larga tómatelo con más calma, ya que tardarás varias semanas en llegar al punto en el que estabas antes: comienza levantando poco peso y auméntalo en pequeñas cantidades y haz lo mismo con las repeticiones de los ejercicios y el tiempo que le dedicas al cardio. En poco tiempo verás cómo tu cuerpo se vuelve a acostumbrar al ejercicio y notarás todos los beneficios que la práctica de deporte regular te aporta.

 

 

 

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*