La vuelta al gimnasio después de la Navidad

La vuelta a la rutina siempre es dura, y más después de todos los excesos, comilonas y reuniones con familiares y amigos en las que la comida y la bebida han sido las protagonistas. Tomarse un descanso es totalmente necesario y beneficioso para volver al gimnasio tras las Navidades con las pilas cargadísimas y llenos de fuerza para seguir cumpliendo nuestros propósitos. ¡Toma nota de estas recomendaciones para que la vuelta al ejercicio sea lo más llevadera posible!

Consejos para volver al gimnasio después de Navidad

Retoma la rutina poco a poco

Uno de los errores que más se cometen es, tras un periodo de inactividad como este, querer retomar la rutina de entrenamiento tal y donde la dejamos. Lo más saludable será que la introduzcas poco a poco y sin grandes esfuerzos. ¿Recuerdas que cuando empezaste en el gimnasio cada día aumentabas la intensidad y la duración de tus ejercicios? Ahora deberás hacer lo mismo. Así evitarás fatiga, un cansancio muscular excesivo y agujetas. En tan solo unos día tu cuerpo se habrá vuelto a acostumbrar al deporte y podrás seguir con tu rutina tal y donde la dejaste antes de las Navidades.

Lo mismo ocurre con la periodicidad con la acudir al gimnasio. Al principio lo recomendable serían tres veces por semana y, a partir de aquí, cuando tu cuerpo ya se haya vuelto a acostumbrar a esta rutina, podrás aumentar esta periodicidad.

Renueva tu entrenamiento

Está muy bien seguir con los ejercicios con los que acabaste el año, si estos te funcionaban, pero tómate el inicio de este nuevo año como una oportunidad para introducir actividades nuevas en tu entrenamiento. Máquinas nuevas, otras rutinas… ¡o las numerosas clases grupales que hay a tu disposición y en las que harás ejercicio junto a compañeros!

Establece metas y objetivos

Perder los kilos que has cogido en Navidades, tonificar esas zonas peligrosas, mantener la forma… Los objetivos que se pretenden conseguir yendo al gimnasio varían en función de cada persona, pero algo muy positivo para no perder la motivación después de las Navidades es tener claro lo que queremos conseguir en el gimnasio. Tómatelo con calma porque, como sabes, esto no es cosa de dos días sino metas a medio y largo plazo. ¡Y recuerda que puedes conseguirlo!

Calienta antes de entrenar

Después de varias semanas en las que tu cuerpo no ha hecho actividad física, se encontrará algo atrofiado; por eso el calentamiento previo cobra más importancia en esta ocasión, aunque se debe calentar siempre antes de entrenar, sea el caso que sea. Poner el cuerpo a tono y subir las pulsaciones poco a poco es indispensable para evitar posibles lesiones y para que seamos capaces de soportar toda la sesión de ejercicio.

Cuida la alimentación

Especialmente si el objetivo con el que vuelves al gimnasio después de Navidades es perder algo de peso, si controlas tu alimentación, además de hacer deporte, avanzarás mucho más rápido. No hace falta que introduzcas grandes cambios en tu alimentación; simplemente reduciendo los azúcares y las grasas saturadas y consumiendo más frutas, verduras y proteínas notarás los resultados.

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*