Estiramientos matutinos que todo el mundo debería hacer antes de levantarse

Empezar el día de buena manera es fundamental si queremos que todo fluya como la seda. Y todo empieza cuando nos levantamos de la cama. Hay personas que sienten su cuerpo agarrotado nada más se levantan; o bien notan molestias durante la jornada. Sea cual sea tu caso, incluso si lo que quieres conseguir es empezar el día con ánimo, te recomendamos que dediques unos minutos a estirar nada más levantarte de la cama. ¡Verás cómo la manera de afrontar el día cambia!

Cuando suena el despertador y nos levantamos de la cama de manera brusca, nuestro cuerpo puede resentirse. Los músculos pueden tensarse desde primera hora de la mañana, lo que repercute en un malestar posterior, y es que el cuerpo necesita un tiempo para acostumbrarse a la actividad tras un largo periodo de inactividad, como es el sueño. Con estos sencillos ejercicios, a los que tan solo deberás dedicar 10 minutos diarios, evitarás todos estos problemas. Además empezarás el día con más ánimo y más energía. ¡Te espera un largo día por delante!

Estiramientos matutinos

1- Comenzamos con una postura muy sencilla: estira los tobillos haciendo movimientos circulares con ambos; primero el derecho y luego el izquierdo. Luego estira los cuádriceps agarrando con la mano la punta de tu pie derecho y llevándola hacia el glúteo. Intenta aguantar el equilibrio en esta postura durante unos 15 segundos y luego cambia de pierna.

2- Continuamos estirando ahora los brazos. Para ello, con las piernas abiertas y ligeramente separadas, sube los brazos hacia el techo y lleva tu brazo derecho a la izquierda alargando el tronco. Permanece así unos segundos y cambia de lado. Luego pasa a movilizar las cervicales agarrando la parte posterior de la cabeza con las manos y manteniendo la posición mientras estiras suavemente las cervicales.

3- Ahora baja los brazos y posteriormente comienza a bajar también el cuerpo hacia el suelo. Tócalo con la punta de los dedos de los pies si eres capaz, y si no lo eres permanece unos segundos en una postura cerca del suelo que te resulte cómoda.

4- Ahora pasamos a algunos estiramientos que debes realizar tumbado, ¡pero no te vuelvas a quedar dormido! Primero lleva tus rodillas al pecho sujetándolas con las manos y aguantando unos instantes. Luego estira toda la pierna e intenta llevarla hacia el pecho notando la tensión; cuando lo hayas hecho cambia de pierna. Para terminar lleva las rodillas juntas y flexionadas hacia la izquierda y la mirada hacia la derecha y luego cambia de lado.

¿A que ha sido rápido? Tan solo despertándote unos minutos antes para realizar estos estiramientos estarás poniendo poco a poco tu cuerpo en funcionamiento y listo para lo que esté por llegar. ¡Buenos días!

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*