¿Estancado? Es la hora de aumentar la intensidad

¿Estás poco satisfecho con los resultados que consigues entrenando? Si ya tienes la rutina de ir al gimnasio buscando mejorar tu forma física, llegarás a un punto en el que comprobarás que tu entrenamiento pierde eficacia. Cuando realizas las mismas rutinas una y otra vez, con el mismo peso, número de repeticiones y series, verás que tu cuerpo se adapta y acostumbra a él.

Cuando esto sucede, verás que no ves avances en tu fuerza o desarrollo muscular. ¡Ha llegado el momento de cambiar y subir la intensidad del ejercicio! Puede que sea más cansado, pero aplicando estas normas, comprobarás que vuelves a avanzar en tu progreso.

Más repeticiones

Es lo más básico: aumenta el número de repeticiones en tus ejercicios. Pero hazlo de una manera inteligente: varía la manera de hacerlo. Primero, comienza haciendo la variedad del ejercicio más complicada, y una vez hayas terminado, prueba con variaciones más sencillas, más cómodas, pero que sigan haciendo trabajar el músculo. Puedes utilizar más apoyos para hacer estas repeticiones extras, que harán trabajar más tus músculos y harán que mejores tu resistencia.

Aprovecha el tiempo de descanso

Todos sabemos que el descanso entre series es imprescindible. Pero mientras descansas, puedes aprovechar para trabajar otros músculos, haciendo un ejercicio suave pero que mantenga la tensión y proporcione un trabajo extra. Por ejemplo, si estás haciendo brazos, durante el descanso, haz unas elevaciones de pantorrillas o para hacer una postura en tabla de 30 segundos, y luego retoma el ejercicio. Eso sí, procura que involucren a otros músculos, para poder descansarlos correctamente.

Usa mancuernas, barra y pesas

Si estás utilizando muchas máquinas en tu entrenamiento, piensa en aumentar el uso de pesas. Las máquinas dan mucha más estabilidad, así que tus músculos trabajarán menos. Con las pesas se involucran más músculos y quemas más calorías. Anímate a hacer más banca, mancuernas, etc… .

Termina el ejercicio con algunas repeticiones a menor intensidad

Una vez hayas terminado tu rutina, no olvides que es aconsejable reducir la actividad progresivamente antes de descansar. Para ello, ¿por qué no haces algunos ejercicios extra? Vuelve a retomar alguna de las actividades que realizaste, pero hazlas despacio y con una intensidad o peso menor, para “descalentar” progresivamente y cerrar la sesión de trabajo.

Por supuesto, no dudes nunca en consultar a los monitores o personal de nuestro gimnasio para que te ayuden a componer una tabla de ejercicios óptima para tus objetivos. En Fitnes4All estamos para ayudarte.

Etiquetas: , , , Alcalá, Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*