Entrenar con calor, cosas de verano

Que en verano hace calor no es noticia, es lo normal y como entra en la dinámica habitual ya deberíamos tener un plan de contingencia para no abandonar nuestras pautas de entrenamiento y simplemente adaptarlas. Si entrenas solo en los gimnasios de Fitness4All no tendrás mayores complicaciones porque están aclimatados para que no sifras los rigores veraniegos en tu entrenamiento, si complementas con actividades en el exterior la cosa es diferente.

Lo fundamental cuando hace calor es que escojas bien las horas en las que entrenas al aire libre, no cometas la locura de ponerte a correr en pleno mediodía porque te puede dar una lipotemía y sin ponernos en lo peor te podemos asegurar que el entrenamiento no será tan efectivo y seguramente lo acortes porque no te encuentres en plena forma. Lo mejor es que madrugues o trasnoches para evitar el sol y las horas de más calor del día para los entrenamientos exteriores.

Woman jumping in sea --- Image by © Ben Welsh/CorbisOtra manera de entrenar con calor, es variar las tablas de entrenamiento. Por ejemplo, cambiar las horas de running por natación es una gran idea para entrenar, hacer ejercicio y ¡refrescarnos!. Ademas apetece mucho más. También puedes potenciar los entrenamientos Indoor y aprovechar el acondicionamiento de tu centro Fitness4All para mantener el ritmo de entrenamiento sin mayor problema que el calor que te espera al salir, quizá así te motives para pasar más tiempo haciendo ejercicio.

Por supuesto, con o sin calor y entrenes dentro o fuera del gimnasio la hidratación debe ser la reina de tu verano. Bebe agua abundatemente antes del entrenamiento y no dejes de hacerlo mientras dure la sesión. Beber abundantemente es vital no solo para los deportistas pero si es cierto que durante el ejercicio sudarás más y por tanto la pérdida de líquidos será más intensa y hay que reponer. Recomiendan que mínimo bebas 2 litros de agua al día, evitando refrescos azucarados y bebidas alcohólicas. Para que beber te resulte más apetecible prueba a «saborizar» tu agua añadiéndole limón, naranja o la fruta que te guste. También puedes optar por infusiones frías que dan un toque de sabor al agua y quizá te hagan más fácil el hidratarte, si apuestas por infusiones, cuidado con el té que es diurético y además ¡puede quitarte el sueño!

 

Etiquetas: , , , , , Alcalá, Arturo Soria, Blog, Ecija, Pozuelo, Tres Forques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*