¿Cómo empezar el año con motivación para ir al gimnasio?

Después de las comilonas, de pasarse con la bebida, de las vacaciones y de todos los excesos propios de las Navidades llega la vuelta a la rutina y al gimnasio. Al igual que sucede tras las vacaciones de verano, este proceso de adaptación no es fácil. Por eso, te ofrecemos algunas pautas para que logres mantenerte motivad@ al comenzar este nuevo año.

Es muy posible que durante el periodo navideño, además de tu alimentación, también hayas descuidado el deporte. Las reuniones de amigos y familiares además de todos los compromisos de estas fechas tan especiales dificultan seguir manteniendo el ritmo que llevábamos antes de que comenzaran las fechas y el cuerpo pronto se acostumbra a la inactividad. Está bien que te hayas regalado unos días de vacaciones y descanso, ¡lo necesitabas! Pero ahora que ha comenzado un nuevo año, la vuelta a la rutina es inminente y hay que compensar todos esos lujos que nos hemos dado durante este tiempo.

 

Consejos para empezar 2018 con motivación

 

Establece objetivos

Al igual que cuando inicias un plan de entrenamiento, al volver al gimnasio tras las Navidades es fundamental establecer objetivos tanto a medio como a largo plazo. ¿Quieres adelgazar? ¿Solo tonificar? ¿Cuántos kilos quieres perder? Ten claro dónde quieres llegar y cuánto tiempo de propones para conseguirlo. Pero ten cuidado, sé realista y tómate tu tiempo. Recuerda que es mejor ir poco a poco para luego mantenerse que darlo todo al principio y perder la motivación a las pocas semanas. Tú conoces mejor que nadie tus rutinas y hasta dónde te ves capaz de llegar, así que sé coherente contigo mismo.

 

Déjate asesorar

Aunque ya lleves un tiempo acudiendo al gimnasio, quizá con el comienzo del año, necesites cambiar de plan de entrenamiento. Consulta con tu monitor y cuéntale lo que quieres conseguir; en base a ello te aconsejará un plan u otro. Si te dejas asesorar por los profesionales, podrán ayudarte a conseguir tus objetivos. ¡Recuerda que no estás solo y que ellos están ahí para ayudarte!

 

No tengas prisa

Aunque pienses que un mes sin entrenar no es nada, lo cierto es que tu cuerpo, en este poco tiempo, ya se ha vuelto a acostumbrar a la inactividad. Tendrás que acostumbrarlo de nuevo a la práctica de deporte regular, y deberás hacerlo poco a poco, tal y como hiciste cuando comenzaste a ir al gimnasio. Recuerda no forzar tus músculos e ir aumentando tiempos e intensidades. Si lo que quieres es hacer cardio, comienza con media hora y ve subiendo cinco minutos en cada una de tus sesiones. Esto evitará agujetas y un sobreesfuerzo que puede llevar a que abandones por un cansancio excesivo. De esta manera, en un par de semanas tu cuerpo se habrá vuelto a adaptar totalmente y podrás continuar la rutina que llevabas hasta entonces.

 

Cambia de hábitos

Nada mejor que un año nuevo para dejar a un lado esos hábitos que no te hacían ningún bien: la comida basura, fumar, la vida sedentaria… ¡Tómate 2018 como el año del cambio y comienza desde ya! Cambiando algunos hábitos de tu alimentación y siendo constante al ir al gimnasio notarás unos cambios espectaculares en tu cuerpo.

 

Pásatelo bien y conoce gente

Las clases colectivas son una interesante opción para disfrutar entrenando y, a la vez, conocer gente que con la que compartir objetivos, experiencias y tiempo. Bien acompañado te resultará mucho más llevadero el entrenamiento.

 

 

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*