Ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico

Cuando una mujer da a la luz, la musculatura del suelo pélvico, inevitablemente, se debilita, lo cual puede derivar en molestias, dolor de espalda, inconteniencia urinaria y otra serie de problemas. Para reforzar esta zona el doctor Arnold Kegel plantea una serie de ejercicios que te llevarán muy poco tiempo.

Algunas afecciones como la imposibilidad de retener la orina, los prolapsos, el dolor de espalda, las disfunciones sexuales y las molestias en la zona son consecuencias muy comunes que las mujeres experimentan después de dar a luz. Todas ellas son consecuencia del debilitamiento del suelo pélvico, al descender las estructuras que sostiene y al ver sus funciones alteradas tras el parto. Hasta hace poco tiempo, las únicas soluciones ante estos problemas que tenían las mujeres que los padecían era operarse, lo cual no parece una solución muy cómoda, o bien soportar las molestias que ocasionaban.

El doctor Arnorl Keger, ante esta problemática, ideó una serie de ejercicios destinados a fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Estos ejercicios están basados en la contracción y relajación del músculo del suelo pélvico y en su repetición para así evitar todos los problemas que hemos mencionado y volver a recuperar la fuerza que esa zona tenía antes del parto.

Ejercicios de Kegel

Una vez sepas identificar correctamente cuáles son los músculos que forman la zona pélvica para así saber en cuáles enfocarte durante los ejercicios, puedes pasar a la práctica. La postura que debes adoptar al realizar los ejercicios de Kegel es tumbada en el suelo con los pies planos y las rodillas dobladas. Ahora deberás hacer como si tirases de los músculos hacia arriba y mantener esta contracción durante 4 o 5 segundos, luego volver a la posición relajada de inicio de 8 a 10 segundos y repetir el proceso unas 10 veces.

Tras aprender este ejercicio de contracción básica, podrás pasar a realizar otro tipo de contracciones muy beneficiosas para tu suelo pélvico como las siguientes:

 

  • Contracción lenta: Contrae los músculos y mantén la posición durante 5 segundos, relájalos durante 5 segundos y repite este ejercicio 10 veces. Cuando ya lo tengas dominado, aumenta el tiempo de contracción poco a poco, hasta llegar a los 20 segundos.

 

  • Contracción rápida: Para este ejercicio deberás contraer y relajar los músculos de la zona pélvica lo más rápido que puedas durante unos 3 minutos. No se trata de aguantar la contracción, sino de hacer muchas en ese tiempo. Cuando veas progresos, aumenta el tiempo y las repeticiones.

 

  • Contracción en onda: Aprieta y relaja los músculos, en esta ocasión, describiendo una onda, ya que hay varios músculos en esta zona dispuestos en forma de onda, que son los que rodean la uretra, la vagina y el ano. Es importante que antes de hacer este ejercicio sepas situarlos bien y saber dónde contraer exactamente.

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*