Ejercicios con TRX

¿Conoces el entrenamiento TRX? Se trata de un ejercicio anaeróbico en el que se utilizan arneses no elásticos en suspensión y el trabajo se basa en el peso corporal. Ayuda a fortalecer los músculos y a trabajar y a aumentar la masa corporal. ¡Te contamos algunos de los ejercicios más comunes si te quieres iniciar en esta disciplina!

 

Qué es el TRX

El TRX también es conocido como entrenamiento en suspensión, ya que durante las sesiones se trabajará con la ayuda de un arnés que estará en suspensión en todo momento. Se trata de un ejercicio mucho más completo que las tradicionales pesas, pero su práctica aún no está muy extendida aunque cada vez son más personas las que confían en los beneficios del TRX.

Este entrenamiento, además de ayudarte a tonificar y a aumentar la masa corporal gracias a su entrenamiento basado en el peso, también mejorará tu movilidad, flexibilidad y coordinación. Se trabajarán los brazos y las piernas, aunque será la parte centrar del cuerpo la que más utilicemos durante las sesiones de TRX. Está muy indicado, por tanto, para personas que sufran leves dolores de espalda, ya que trabajará mucho esta zona y ayudará a que tu postura mejore.

Si lo que buscas es adelgazar, lo más adecuado sería que, además de las sesiones que realices de TRX, también optaras por ejercicio aeróbico. Una sesión de este entrenamiento y unos 45 minutos de bicicleta estática o elíptica serían un plan idóneo si lo que se busca es perder peso a la vez que tonificas la musculatura.

 

Ejercicios sencillos de TRX

Para iniciarte en esta modalidad de entrenamiento te sugerimos algunos ejercicios que seguro que ya conoces y practicas, pero deberás integrar los arneses en estas prácticas. Recuerda, sobre todo al principio, situar las agarraderas a una distancia prudencial del suelo, ya que cuanto más bajas más dificultad presentará.

 

  • Sentadillas: Deberás realizar la sentadilla básica a la vez que agarras los arneses y subes y desciendes con ellos, manteniendo la espalda recta en todo momento.

 

  • Flexiones: Sitúa los pies en las agarraderas del arnés y apoya las manos en el suelo. Ahora desciende y asciende respetando la postura.

 

  • Zancadas: Coloca una pierna delante y otra detrás, en una de las agarraderas: ahora baja la pierna trasera, haciendo que trabaje la pierna delantera. Repite el proceso con ambas.

 

  • Remo en suspensión. Agarra el arnés con las dos manos y estira y dobla los brazos, a la vez que todo tu cuerpo acompaña estos movimientos inclinándose.

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*