Consejos para hacer deporte si eres asmático

deporte para asmáticos

Son millones de personas las que sufren asma en nuestro país. Este puede manifestarse de diferentes maneras y darse en varios grados, desde grandes ataques que sobrevienen en el momento menos oportuno hasta simplemente molestias que podemos dejar atrás con el inhalador. Al realizar actividad física es uno de esos momentos en los que las personas que padecen de asma pueden experimentar algún tipo ataque o molestia. En Fitness 4 All te contamos cómo hacer que esto no ocurra o, si llega a suceder, cómo solventarlo de la mejor manera posible.

¿En qué consisten los ataques de asma?

Cuando se produce un ataque de asma, de mayor o de menor intensidad, la parte que cubre los bronquios se inflama, las vías respiratorias es estrechan en gran medida y por tanto, el aire que entra y sale de los pulmones es mucho menor que el que entra y sale cuando no estamos ante este episodio de asma.

Al practicar cualquier tipo de deporte, esto se puede dar en personas que ya han sido diagnosticadas de asma como en otras que solo experimentan esta sensación cuando hacen ejercicio. Según estudios sobre el tema, esto es algo muy normal, y experimentar tos y disnea al hacer un esfuerzo físico es algo mucho más habitual de lo que pensamos.

Quizás lo estemos padeciendo y pensamos que es normal o que es fruto del esfuerzo, pero si notas que toses mucho y que te quedas sin respiración, es muy probable que tengas asma inducido por el ejercicio físico.

Consejos: Deporte para asmáticos.

La solución ante este problema, sin embargo, no pasa por dejar de realizar deporte, ya que este es beneficioso en muchos aspectos; se trata de adaptar el asma a nuestras circunstancias y a la intensidad con la que sufrimos estos episodios. Ya padezcas de asma diagnosticada o asma inducida al hacer deporte, ten en cuenta estos consejos que te ayudarán a controlarla:

Aprende a respirar

En muchas ocasiones el asma que se sufre al hacer un esfuerzo físico se incrementa porque no respiramos de la manera adecuada, dejando que la nariz cumpla su función, y lo mismo con la boca.

¿Qué deporte practicar?

Algo fundamental para controlar el asma es elegir bien la actividad física que vamos a realizar. La natación, por ejemplo, refuerza toda la musculatura de los bronquios, con lo que es un ejercicio muy adecuado; otros como el running o actividades cardiovasculares que requieren mucho esfuerzo son menos adecuados.

Si sufres una crisis, para inmediatamente

Estamos hablando de tu salud, así que no te la juegues si tienes un ataque de asma o sientes que no puedes respirar. Lo mejor es parar y recuperarte, ¡ya seguirás con el ejercicio al día siguiente!

Medicación

Si tomas algún tipo de medicamento para el asma, utilízala un rato antes de que vayas a hacer deporte y así prevendrás posibles ataques.

Calienta adecuadamente

Siempre insistimos en lo importante que es un buen calentamiento para que el cuerpo se vaya adaptando poco a poco al movimiento y para evitar lesiones. En el caso de los deportistas asmáticos, esto cobra aún más importancia; calienta durante varios minutos incrementando la intensidad para así no someter a tu cuerpo a un esfuerzo muy repentino y que se quede sin aire.

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*