¿Cuántas comidas hay que hacer al día para adelgazar?

horarios comidas para adelgazar

A la hora de enfrentarnos a una dieta para adelgazar, mucha gente suele pensar algo que tiene cierta lógica: si se quiere bajar de peso, se ha de reducir la ingesta de calorías y, por tanto, comer menos. Con este pensamiento, un error muy frecuente que se suele cometer es reducir la cantidad de comidas que realizamos al día, pero se trata nada más y nada menos que de un falso mito.

Para adelgazar es ideal hacer un mínimo de cinco comidas diarias

Numerosos estudios han concluido en que la gente que realiza unas cinco comidas diarias mantiene una alimentación mucho más equilibrada y consigue más fácilmente el objetivo de perder peso, mucho más que las personas que realizan tan solo tres comidas al día. Al realizar más comidas diarias estaremos contribuyendo a un mayor control del apetito y reduciendo las posibilidades de empacharnos en una de ellas, lo que ayuda no solo a perder peso, sino a nuestra propia salud.

Pero no confundamos el aumentar la cantidad de comidas que hacemos al día con incrementar también la cantidad de alimentos que ingerimos. Si estamos siguiendo una dieta para adelgazar, deberemos distribuir las cantidades de comida óptimas para nuestra situación física actual en estas cinco tomas, haciendo que, al menos dos de ellas como la merienda o la media mañana, sean ligeras. Recuerda que no se trata de comer más, sino de comer mejor.

¿Entonces cada cuánto tiempo debemos comer? No hay una ciencia exacta, sino que lo más sabio, en estos casos, es escuchar a nuestro organismo. Generalmente cada tres o cuatro horas experimentaremos sensación de hambre y deberemos saciarnos con alimentos sanos: frutas, verduras, lácteos… No se trata de realizar grandes comidas, sino que en muchas ocasiones con tomar una fruta o un yogur tendremos suficiente para saciar a nuestro organismo hasta la siguiente comida.

Se trata, por tanto, de conjugar una buena alimentación siguiendo una dieta para adelgazar y distribuyendo las calorías que consumimos a lo largo del día, en lugar de realizar dos o tres comidas fuertes, que suele ser lo habitual. De esta manera llevaremos un mayor autocontrol en cuanto a nuestra propia alimentación porque, si sigues este consejo, te será más fácil reducir la ingesta de calorías y favorecerás la quema de estas después de las comidas. Además, si combinamos esta forma de alimentación con ejercicio físico, veremos unos resultados más rápidos y nuestra salud mejorará día a día.

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*