Consejos y beneficios de la bici estática

Continuamos un mes más analizando las diferentes máquinas Fitness del gimnasio, teniendo en cuenta sus pros y contras y algunos consejos para su correcta utilización. En la publicación de hoy vamos a analizar la bici estática.

La bici estática, al igual que la cinta de correr o la elíptica es una de las máquinas cardiovasculares más usadas en los gimnasios ya que permite quemar calorías contribuyendo a quemar grasa y bajar de peso y además ayuda a mejorar el ritmo cardíaco. La bicicleta estática nos ayuda también a tonificar las piernas y a mantenernos flexibles, relajar la espalda y repercute beneficiosamente en la cintura, cadera y glúteos.

Aunque desde que salió la elíptica,  la bici estática ha perdido importancia para muchos usuarios, lo cierto es que nos aporta una serie de ventajas por las cuales debemos tenerla en cuenta.

A continuación analizamos los beneficios de la bici estática:

Podemos ajustar la bici a nuestras características físicas y por tanto es apta tanto para personas altas como bajas, tanto para delgadas como para personas con sobrepeso. Lo primero que debemos hacer es un buen ajuste, quedando el sillín a la altura de nuestra cadera.

– Nos permite graduar la intensidad del esfuerzo prácticamente desde cero, pudiendo nivelarla cada cierto tiempo para poder conseguir superar nuestros objetivos y marcarnos nuevos retos.

– En la bici estática podemos entrenar en cualquier momento del día independientemente de la época del año en la que estemos y de las condiciones atmosféricas. Todos nuestros gimnasios Fitness 4 All están situados en sitios muy calurosos durante el verano, lo cual complica por no decir que es imposible hacer ejercicio al aire libre durante gran cantidad de horas del día,  si acudimos al gimnasio o tenemos una en casa podremos ejercitarnos en ella en cualquier momento incluso acompañados de aire acondicionado.

– Para las personas que tienen algún problema en las articulaciones como las rodillas o en la espalda, es muy recomendable que hagan ejercicio en la bici estática puesto que no tiene tanto impacto como la cinta de correr, de hecho es más recomendable para ellos hacer ejercicio en la bicicleta estática reclinada.

– Las bicis más nuevas tienen una gran variedad de programas para que puedas hacer entrenamientos a intervalos simulando un entrenamiento en terreno exterior con altibajos.

En algunas ocasiones muchas personas encuentran la bicicleta estática muy aburrida por eso os dejamos algunos consejos para poner en práctica cuando utilicéis esta máquina para hacer ejercicio:

1. La motivación es fundamental. Debes estar convencido de que es muy importante hacer ejercicio, quizás hayas notado que físicamente te ves peor que antes, o puede que notes que tu forma física no es la misma, que a nada que has pedaleado unos minutos te has cansado o que incluso cuando subes algunas escaleras te cansas más de lo normal y no eres capaz de mantener bien tu respiración. Plantéate un objetivo, eso sí que sea siempre posible de conseguir. ¿Qué te parece hacerte una foto al comienzo? Guárdala en un lugar más o menos accesible y los días que te dé un bajón búscala, observa cómo ha cambiado tu cuerpo desde entonces y no hará falta más, ya tendrás las pilas cargadas para subirte de nuevo a la bici y pedalear.

2. No confíes en que con la bici estática vas a conseguir tus objetivos en un corto plazo de tiempo, al igual que cuando hacemos cualquier otro entrenamiento es necesario un tiempo para comenzar a notar resultados. No olvides acompañarlo de una dieta saludable o de lo contrario será mucho más complicado.

3. No te olvides la música. Como hemos dicho antes, pedalear durante un buen rato cada día puede llegar a  hacerse aburrido y monótono. Acude algún día a una clase de spinning en las cuales te encontrarás a un monitor muy animado que te motivará a seguir cuando tus fuerzas flaqueen, además de que la música de esas clases te ayudará a esforzarte por seguir el ritmo de la clase. Si por el contario no pillas el gusto a las clases de ciclo indoor, anímate tú mismo, créate una lista de música que te guste y no te olvides llevarla al gimnasio cada vez que te montes en la bici, además de entretenerte te ayudará a mantener el ritmo gracias al compás de cada canción.

4. Sé paciente y riguroso. Empieza desde un entrenamiento básico para ir avanzando a medida que vayas alcanzando tus logros. Los primeros días notarás dolor y agujetas en tus piernas y trasero a los minutos de haber realizado el ejercicio, no pasa nada, descansa unos días para que los músculos se recuperen y retómalo de nuevo.

No olvides que tanto la bici estática como el ejercicio no deben abandonarse nunca, asi que acompáñalos siempre de música, no pierdas el tiempo y márcate unos objetivos alcanzables.

Etiquetas: , , , , , , Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*