¿Cómo evitar el flato cuando corremos?

Como evitar el flato cuando corremos

Tanto los corredores habituales como los esporádicos habrán sufrido en más de una ocasión ese dolor abdominal tan molesto que aparece al correr llamado flato, normalmente aparece por problemas respiratorios. Pese a que se desconocen con exactitud las razones que lo provocan, sí que te podemos ofrecer algunos consejos prácticos para evitarlo y que no arruine tu carrera.

COMO EVITAR EL FLATO CUANDO CORREMOS

Te has preparado para correr, has desayunado generosamente para ello, te has puesto tu mejor ropa deportiva y has conseguido levantarte temprano de la cama. ¡Es todo un logro! Pero te pones a ello y aparece ese molesto flato traducido como dolor entre el abdomen, el pecho y el diafragma que, si persiste, te hará incluso que tengas que dar media vuelta y dejar el running para otro día. Algunos apuntan a que lo que provoca el flato se debe al movimiento del diafragma, pero existen varios factores, muchos de ellos incluso desconocidos. Lo que está claro es que queremos evitar que esto ocurra, y por ello, te recomendamos estos consejos para evitarlo:

Come varias horas antes de correr

Si vas a hacer una comida importante como el desayuno o la comida antes de correr, espera dos o tres horas antes de iniciar la carrera. Puedes comer alguna fruta justo antes de correr y esto no supondrá ningún problema, pero si vas a comer más es recomendable que esperes un tiempo.

Calienta previamente

Realiza algunos estiramientos antes de correr. No solo te servirá para evitar posibles lesiones, sino que también tu cuerpo comenzará a entrar en calor y el movimiento no se hará de forma tan brusca.

Aumenta la intensidad poco a poco

No comiences la carrera al 100% de tu capacidad. Para evitar tener flato es mejor que comiences a un paso poco intenso y poco a poco vayas aumentando hasta que llegues a un ritmo con el que te sientas a gusto.

Controlar la respiración

Cuando corras, sé consciente en todo momento de la respiración que llevas; coge aire por la nariz y suéltalo por la boca.

Si bebes agua, hazlo muy poco a poco

Hidratarse es fundamental cuando hacemos ejercicio, pero beber grandes cantidades de agua está muy asociado a la aparición de flato. Para evitarlo beberemos pequeños sorbos de forma más constante.

Siguiendo estos consejos verás como podrás hacer tu rutina de ejercicios sin que el flato te amargue la experiencia. ¡Ánimo y a entrenar!

 

 

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*