¿Qué comer antes y después de ir al gimnasio?

Si llevas una vida sana en la que haces ejercicio regularmente y te preocupa tu correcta alimentación, debes prestar una especial atención a lo que comes antes y después de ir al gimnasio. Ten en cuenta que durante este tiempo estás consumiendo mucha energía y quemando calorías, por lo que es importante tanto lo que comes antes como lo que comes después para que puedas recuperarte.

 

Qué comer antes del gimnasio

Lo que nos llevamos al estómago antes de hacer ejercicio nos servirá como gasolina para que podamos rendir al máximo en nuestra sesión de ejercicio. Debes saber, no obstante, que no es bueno que comas algo e inmediatamente vayas al gimnasio; hazlo con aproximadamente una hora de intervalo, para darle tiempo a tu cuerpo a asimilar el alimento y no correr riesgos de que te siente mal.

Ahora bien, ¿qué es recomendable comer antes de hacer ejercicio? La respuesta a esta pregunta depende un poco de la intensidad y la frecuencia de tu entrenamiento: si eres un gran deportistas y estás entrenando casi todos los días a la semana para prepararte, por ejemplo, para una maratón, la ingesta que realices deberá ser más contundente, ya que día a día quemas una gran cantidad de calorías y tu metabolismo está constantemente muy acelerado.

Sin embargo, si practicas ejercicio unos tres días a la semana y no te dedicas en cuerpo y alma a ello, sino que lo haces para mantenerte en forma, será suficiente con que ingieras algún alimento rico en carbohidratos o proteínas y que evites las grasas saturadas y los azúcares. Una sugerencia es, por ejemplo, una ración de frutos secos acompañada de una fruta o de un yogur, copos de avena con leche desnatada o un batido de frutas y leche. Se trata de elegir esos alimentos que te aporten energía, pero no que requieran una digestión pesada.

 

Qué comer después del gimnasio

Tan importante como la alimentación antes de ir al gimnasio es lo que comes después, que te ayudará a recuperar los músculos de tu cuerpo del entrenamiento y que puedas continuar con tus actividades del día a día sin ningún problema.

No comas nada más terminar de entrenar; espera un rato, a que tu cuerpo se haya acostumbrado de nuevo al reposo, para hacerlo. Pero no esperes más de una hora. Opta por alimentos ricos en proteínas como carnes o pescados magros, huevos, queso y otro tipo de lácteos. También será necesario que consumas vegetales o frutas y una pequeña cantidad de hidratos de carbono para que tu cerebro funcione correctamente, ¡no prescindas de esto aunque busques adelgazar o a la larga será perjudicial!

También es fundamental que al acabar de hacer ejercicio bebas agua para rehidratarte, ya que durante el entrenamiento se pierden muchos minerales. Puedes combinar el agua con frutas o zumos que además de los nutrientes de estos alimentos le aporten ese extra de sabor.

 

Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*